Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Las ventanas corredizas resultan sumamente prácticas en el hogar, además de que indudablemente son bastante estéticas, el proceso de instalación de estas resulta bastante sencillo, sin embargo existe una desventaja bastante notoria en este tipo de ventanas, consiste en el hecho de que llevar un adecuado mantenimiento de estas suele ser algo complicado, en especial por la parte que da hacia el exterior.
El mantenimiento de estas es por supuesto muy importante, ya que, la suciedad no solo las hace ver antiestéticas a la vista de otros e incluso de nosotros mismos, sino que además poco a poco pueden contribuir al deterioro del material, de allí la importancia de llevar a cabo un proceso de mantenimiento adecuado.
Para facilitar el proceso de limpieza de las ventanas en cuestión, será imprescindible desmontaras, pero no te preocupes, suena más complicado de lo que realmente es, a continuación de presento los pasos que deberás seguir.
Precaución antes de desmontar la ventana.
Si bien el procedimiento no resulta complicado, deberás tomar precauciones antes de iniciar este, por ejemplo algo que resulta muy importante considerar es el tamaño de la ventana que pretendes desmontar, ya que, si es muy grande de seguro resultará algo pesada, en vista de esto y en pro de prevenir cualquier imprevisto o inconveniente resultaría conveniente contar con una persona que te brinda ayuda en ese parte del proceso.
Proceso para desmontar la ventana.
Si se trata de ventanas verticales que se abren de derecha hacia la izquierda, lo principal será sujetarla y alzarlas un poco hacia arriba.
El paso anterior facilitará el proceso de desanclarla del riel, ya que, en líneas generales esto es lo que las mantiene sujetas, sin embargo algunos modelos de ventana corredizas cuentan con clips de seguridad, verifica si este es el caso de las tuyas, de ser así deberás desajustar dichos clips para que el proceso de desmontar la ventana pueda ser efectivo.
Inclina un poco la ventana para poder sacarla de la abertura, luego solo deberás halar esta hacia adentro, de allí la importancia de contar con ayuda en este momento puesto que deberás sujetar todo el peso de esta y si resulta muy pesada puedes caerte con esta encima y terminar por hacerte daño o estropeando la puerta.
Proceso de limpieza.
Muy bien, hasta ahora todo ha resultado sencillo en este punto ya hemos desmontado la ventana, solo nos queda la parte más fácil y la que nos ha movilizado a hacer los pasos anteriores, es decir, la limpieza y mantenimiento de nuestra ventana, para llevarlo a cabo necesitarás realizar el proceso que te presento a continuación.
Comienza por los rieles, en estos suele acumularse gran cantidad de suciedad, para esto utiliza una espátula en caso de que tenga residuos de algo pegados, incluso con un pequeño cepillo puedes retirar dichos residuos una vez despegados, si te resulta más sencillo utiliza una aspiradora para succionar todo el polvo que se encuentre en el riel.
Limpia el marco, puedes usar un paño húmedo, o un paño con algún producto para limpieza de aluminios.
Con respecto a las partes de la ventana, con un paño húmedo límpialas una a una, recuerda que desmontada será más fácil, frótalas con una esponjas en caso de que la suciedad se encuentre muy adherida al aluminio.
Ya que desmontaste la ventana, puedes aprovechar la ocasión para lubricar o aceitar el riel de esta, recuerda que una de las causas de que estas funcionen mal suele ser que se traban por la falta de lubricación del riel.
Finalmente vuelve a instalar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies